FamiliAvance

INCLUSIÓN COMUNITARIA EN DISCAPACIDADES

Reflexión y Debate

Por favor, o Registro para crear entradas y debates.

¿Qué cambios puede existir dentro de la sociedad?

Considero que las causas que originan la discapacidad no son religiosas, ni científicas, sino que son, en gran medida, sociales. Vale recalcar que las personas con discapacidad pueden contribuir a la sociedad en iguales circunstancias que las demás, pero siempre desde la valoración a la inclusión y el respeto a lo diverso. Debemos tener claro que la discapacidad es una construcción social, no una deficiencia que crea la misma sociedad que limita e impide que las personas con discapacidad se incluyan, decidan o diseñen con autonomía su propio plan de vida en igualdad de oportunidades. El primer cambio que deberíamos tener como sociedad es la aceptación e inclusión de las personas con discapacidad en todo el campo laboral, pero sobre todo implementado todas normas de seguridad para su bienestar. Según Fernández (2003) el esfuerzo por lograr una plena integración de las personas con discapacidad debe orientarse hacia la eliminación, o al menos a la continua disminución de las barreras ambientales, físicas e ideológicas que limitan la participación e integración de las personas con discapacidad dentro de la sociedad. De igual forma Muñoz (2010) afirma lo siguiente: La inclusión es el primer paso para lograr cambios en la sociedad, el entendimiento, la tolerancia y el respeto a la diversidad de las personas en condición de discapacidad.

 

Referencias

  • FERNÁNDEZ, Encarnación, Igualdad y derechos humanos, España, Tecnos, 2003.
  • Muñoz, A. P. (2010). Discapacidad: contexto, conceptos y modelo. International Law, Revista Colombiana de Derecho Internacional.

 

Link de ejemplos:

https://www.google.com/amp/s/www.laverdad.es/murcia/desciende-contratacion-personas-20210118160812-nt_amp.html

https://www.libremercado.com/2021-01-05/la-inclusion-de-la-discapacidad-clave-del-exito-para-que-la-sociedad-avance-6683443/

En referencia a Campoy, (2007), recalca que las personas en situación de discapacidad, como sujetos de derecho, no deben ser excluidos de la sociedad, al contrario debe contar con una sociedad accesible que respete la diferencia y tomen conciencia que la discapacidad no es un problema individual, de la familia, sino un problema social; es decir, que la deficiencia o daño explica solo una parte de la situación de discapacidad y la sociedad es quien limita o pone barreras en la nivelación del ejercicio pleno en sus derechos y en la participación de las personas en situación de discapacidad dentro de la sociedad.

Como en el caso de Yuly Bastidas, quien lleva diez años utilizando silla de ruedas, la joven cuenta, que las principales barreras que ha encontrado desde que sufrió el accidente, son de índole físicas, arquitectónicas, como no tener fácil acceso a baños de establecimientos, la falta de rampas en la ciudad, sensibilidad en los lugares, también manifiesta que fue víctima de bullying, de discriminación, de indiferencia, pero esto le dio fuerzas para seguir adelante, tanto así que decidió estudiar inglés vía on-line. (El telégrafo, 2020)

Por este motivo, se requiere promover la sensibilización con mayor conocimiento sobre la discapacidad, rompiendo mitos básicos que reconoce Wright, (2003), como es el saber que las personas con discapacidad tenderían a ser más inadaptables en la sociedad, que la vida cotidiana de las personas con discapacidad implicaría tender a la negatividad, el mito que se considere la discapacidad como una situación propia de la persona, para disminuir barreras y sean más accesible los servicios y productos en cuando a las necesidades de las personas.

Bibliografía

Ignacio Campoy Cervera, Agustina Palacio. (2007). Igualdad, No Discriminación y Discapacidad una visión integradora de las realidades española y Argentina. Madrid.: Dykinson.

García, S. (2005). Rehabilitación Basada en Comunidad, Estrategia de Derechos Humanos y Calidad de Vida para las personas con discapacidad.

Anexo

El telégrafo. (2020). Las barreras físicas siguen siendo un obstáculo para las personas con discapacidad. Recuperado de https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/sociedad/6/barreras-fisicas-obstaculo-personas-discapacidad

 

Silverkasten (2006) afirma que el discapacitado es como un extranjero, está incluido, pero no integrado, muchos beneficios de la sociedad no están disponibles para él, el sistema normativo está representado para personas que no portan discapacidades.

Si bien es cierto que tal y como lo señala Jiménez, la “existencia de redes de protección es un primer requisito para evitar los procesos de exclusión social”, y que la familia debe constituirse como la red primaria para el desarrollo de afectos y de posibilidades de desarrollo general, estas mismas redes deben ser observadas críticamente porque si su funcionamiento es de sobreprotección “es más bien un obstáculo a la plena integración social de mujeres y hombres con discapacidad”.

Incluir a personas con discapacidades en las actividades cotidianas y animarlas a que tengan roles similares a los de sus compañeros que no tienen una discapacidad es lo que se conoce como inclusión de personas con discapacidad. Esto implica más que simplemente animar a las personas; es necesario garantizar que haya políticas y prácticas adecuadas vigentes en una comunidad u organización.

La inclusión debería llevar a una mayor participación en roles y actividades de la vida que son socialmente previstos, como ser estudiante, trabajador, amigo, miembro de la comunidad, paciente, esposo, pareja o padre.

Las actividades socialmente previstas también pueden incluir participar en actividades sociales, utilizar recursos públicos como transporte y bibliotecas, desplazarse dentro de comunidades, recibir atención médica adecuada, relacionarse con otras personas y disfrutar otras actividades del día a día.

La inclusión implica:

  • recibir trato justo de otras personas (sin discriminación);
  • hacer que los productos, las comunicaciones y el ambiente físico puedan ser utilizados más por la mayor cantidad de personas posible (diseño universal);
  • modificar cosas, procedimientos o sistemas para permitir que una persona con una discapacidad los use al máximo posible (adaptaciones razonables); y
  • eliminar la creencia de que las personas con discapacidades no están sanas o son menos capaces de hacer cosas (estigma, estereotipos).

Por lo tanto, la inclusión de personas con discapacidad en la sociedad es algo que debemos trabajar conjuntamente como sociedad y no dejar solo que trabajen las autoridades con las leyes, para garantizar las mismas oportunidades, ya que el problema no son las limitaciones personales, sino una sociedad que excluye, menosprecia, sobreprotege o rechaza la discapacidad.

Como vemos en la actualidad se está trabajando para que la inclusión de personas con discapacidad tenga las mismas oportunidades de participar en todos los aspectos de la vida al máximo de sus capacidades y sus deseos, logrando esto se podría disminuir la discriminación que sufren por parte de la sociedad y la estigmatización social.

Referencias

Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo de los CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Estrategias de inclusión. 15 de septiembre de 2020. https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/disabilityandhealth/disability-strategies.html.

Alix Solángel García Ruiz, Aleida Fernández Moreno. La inclusión para las personas con discapacidad:entre la igualdad y la diferencia. 2005. https://www.redalyc.org/pdf/562/56230213.pdf.

Cantilo, Universidad de PalermoFacultad de Ciencias SocialesTrabajo final de integración (TFI)Inclusión e integración de las personas con discapacidad en la sociedad.Inés. Inclusión e integración de las personas con discapacidad en la sociedad. 2007. https://dspace.palermo.edu/dspace/bitstream/handle/10226/618/Cantilo%20Ines.pdf?sequence=3&isAllowed=y.

Enfermedades, Centros para el Control y la Prevención de. Inclusión de personas con discapacidades. 16 de Septiembre de 2020. https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/disabilityandhealth/disability-inclusion.html.

 

La inclusión de personas con discapacidades en las actividades cotidianas conlleva prácticas y políticas diseñadas para identificar y eliminar barreras, como obstáculos físicos, de comunicación y de actitud, que dificultan la capacidad de las personas de tener una participación plena en la sociedad, al igual que las personas sin discapacidades. La inclusión implica:

  • Recibir trato justo de otras personas (sin discriminación).
  • Hacer que los productos, las comunicaciones y el ambiente físico puedan ser utilizados más por la mayor cantidad de personas posible (diseño universal).
  • Modificar cosas, procedimientos o sistemas para permitir que una persona con una discapacidad los use al máximo posible (adaptaciones razonables).
  • Eliminar la creencia de que las personas con discapacidades no están sanas o son menos capaces de hacer cosas (estigma, estereotipos).

La inclusión implica recibir comentarios de las personas con discapacidad; generalmente mediante organizaciones enfocadas en la discapacidad y la vida independiente, sobre el diseño, implementación, monitoreo y evaluación de programas y de estructuras.

Con estos antecedentes es necesario que tengamos en cuenta los siguientes aspectos al tratar a una persona con discapacidad:

El lenguaje “la persona primero” se usa para comunicarse de manera adecuada y respetuosa con las personas con discapacidad y acerca de ellas. Este tipo de lenguaje pone énfasis en la persona y no en la discapacidad. Por ejemplo; al referirse a una persona con una discapacidad, se nombra a la persona primero al usar frases como “una persona que…”, “una persona con…” o “una persona que tiene…”.

Estos son algunos consejos generales que se pueden seguir:

Consejos para comunicarse adecuada y respetuosamente con una persona con una discapacidad, y para referirse a ella
Consejos Usar No usar
Enfatizar habilidades, no limitaciones. Persona que usa una silla de ruedas. Persona confinada a una silla de ruedas, persona postrada en una silla de ruedas.
Persona que utiliza un dispositivo para hablar. No puede hablar, mudo.
No usar lenguaje que sugiera la falta de algo. Persona con una discapacidad. Discapacitado, minusválido.
Persona de baja estatura. Enana.
Persona con parálisis cerebral. Víctima de parálisis cerebral.
Persona con epilepsia o trastornos convulsivos. Epiléptica.
Persona con esclerosis múltiple. Aquejada por esclerosis múltiple.
Enfatizar la necesidad de tener accesibilidad, no la discapacidad. Estacionamientos o baños accesibles. Estacionamientos o baños para discapacitados.
No usar lenguaje ofensivo. Persona con una discapacidad física. Tullida, lisiada, coja, paralítica, deforme, inválida, espástica.
Persona con una discapacidad intelectual, cognitiva, del desarrollo. Persona lenta, tonta, boba, defectuosa, con problemas, especial.
Persona con una discapacidad emocional o conductual, persona con un deterioro de la salud mental o una discapacidad siquiátrica. Demente, loca, sicótica, maníaca, chiflada.
Evitar lenguaje que implique estereotipos negativos. Persona sin una discapacidad. Persona normal, persona saludable, persona sana.
No mostrar a las personas con discapacidad como fuente de inspiración solo debido a su discapacidad. Persona que tiene éxito, persona productiva. Persona que ha superado su discapacidad, valiente.

Sin duda alguna el camino que se ha recorrido para lograr la inclusión de las personas con discapacidad ha sido largo y duro; sin embargo, aun quedan muchos cambios por hacer. El usar el lenguaje o términos adecuados al tratar a una persona con discapacidad es uno de los grandes cambios; que como personas podemos realizar para generar una inclusión de las personas con discapacidad, además de que estaríamos garantizando sus derechos al tratarles con respeto.

Referencias:

Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo de los CDCCentros para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2020). Recuperado de: Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo Página principal | NCBDDD | CDC

Las personas que se encuentran en situación de discapacidad se enfrentan constantemente a la adversidad que supone el obtener empleo o siquiera conseguir un lugar en la sociedad. Gracias a los esfuerzos realizados a través de los procesos históricos por búsqueda de igualdades este grupo a accedido a la participación social. Actualmente notamos que se incluyen proyectos en la discapacidad, por ejemplo:

  • Teo y Bujía vs Covid: En conmemoración al jueves 3 de Diciembre que es el día Internacional de las Personas con Discapacidad
  • Se da prisión preventiva contra agresión de agentes metropolitanos a persona con discapacidad
  • The Last of US: Se siguen creando videojuegos con características específicas para las personas en situación de discapacidad
  • La Fiscalía General del Estado procesa Asambleístas y funcionarios públicos por el escándalo de adquisición dudosa de carnets para la discapacidad.
  • Francia estudia legalizar asistencia sexual para personas con discapacidad
  • Carlos Obando, persona en situación de discapacidad, crea una app “SpeakLiz Vision” que identifica objetos del entorno con el acceso a la cámara del móvil.
  • Se inicia proyecto de Voto en Casa 2021 con acceso de taxi puerta a puerta a quien registre carnet de discapacidad
  • Se dio la Carrera Inclusiva y Solidaria 5K 2019, realizada en Quito en coordinación con Grupo El Comercio, contando con la participación de 1100 personas con discapacidad.
  • Se realizó la “Caminata 3K – 3D”, a propósito del 03 de Diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, contando con la participación de 10.000 personas con discapacidad inscritas a nivel nacional, acompañadas de amigos y familiares, sumando un total aproximado de 25.000 asistentes a nivel nacional.
  • Ejecución de 482 talleres presenciales de “Sensibilización en discapacidades” y “Capacitación sobre medidas de acción afirmativa” a nivel nacional, con la participación de 18.558 personas, ejecutados por los Técnicos Territoriales en las diferentes provincias del país.

Estas noticias y muchas más se van dando en el Ecuador y en el mundo, naturalmente entendemos que también existen casos negativos de agresiones y atropellos. Pero se va notando cómo las condiciones sociales van cambiando. Sí existen esfuerzos, por pequeños que parezcan, de individuos, organizaciones y grupos que se buscan la igualdad de condiciones.

Como punto de análisis podemos notar que sí ha existido progreso dentro de la sociedad con respecto a la inclusión de las personas en situación de discapacidad. Sin embargo esta inclusión no se ve reflejada de manera exuberante en el ámbito laboral, es claro que existe un gran espectro del grupo poblacional que no accede a este sector económico.

Se puede dar un cambio en la sociedad con los esfuerzos conjuntos de la ciudadanía, profesionales de la salud médica y mental, funcionarios y gobernantes. Partiendo por la prevención y la psicoeducación social, poniendo acceso adecuado, fácil, seguro y avalado a la información.

Como indica el comentario de la compañera Jenifer Cuascota,el cambio está en la forma en cómo ve la sociedad a la persona en situación de discapacidad. El futuro apunta a la igualdad de oportunidades y de la no estigmatización de quien se encuentra en una situación de discapacidad.

El enfoque correcto para abordar la discapacidad dentro de la inclusión social desde un punto de vista normativo es el de los derechos humanos, ya que la discapacidad es, principalmente, una situación en la que se encuentran o pueden encontrarse las personas y no un rasgo individual que las caracterice. La política normativa en el ámbito de los derechos de las personas con discapacidad debe moverse en el plano de la igualdad y la no discriminación.

Si bien es cierto, la inclusión social debería llevar a una mayor participación en roles y actividades de la vida que son socialmente previstos, como ser estudiante, trabajador, amigo, miembro de la comunidad, paciente, esposo, pareja o padre.

Ya que la discapacidad tenía que ser abordada holísticamente, enfatizado y conociendo las barreras económicas, medioambientales y culturales dentro de contexto social, sin embargo, como consecuencia a esto tenemos la inaccesibilidad a la educación, a los sistemas de comunicación e información, a los entornos laborales, al transporte, a las viviendas y los edificios públicos, o a los de servicio de apoyo social y sanitario no discriminatorio.

Por ejemplo, una persona que es usuario de silla de ruedas, y que trabaja en el centro de la ciudad, tendrá que pasar por varios obstáculos tanto en el transporte, movilidad dentro de la empresa además ser parte de entornos culturales y deportivos. Es fundamental trabajar desde una perspectiva multisectorial, en buscar soluciones, así como desarrollar rampas para la movilidad dentro del entorno laboral, por otro lado, también implementar áreas especializadas dentro sistema de transporte para que una persona con discapacidad pueda ser parte de un contexto social.

Dicho de otro modo. Maldonado, considera que las personas con discapacidad pueden aportar a la sociedad en igual medida que el resto de personas sin discapacidad, pero siempre desde la valoración y el respeto de la diferencia. En relacionado con la asunción de ciertos valores intrínsecos a los derechos humanos y aspira a potenciar el respeto por la dignidad humana, la igualdad y la libertad personal, propiciando la inclusión social, y sentándose sobre la base de determinados principios: autonomía personal, no discriminación, accesibilidad universal, normalización del entorno, diálogo civil, entre otros. (2012)

Sin embargo, a lo largo de los años Pérez (2012), explica que en lugar de entender la discapacidad como una carencia de la persona que se debe remediar en pos de la inserción, se pasa a mirar las deficiencias como un producto social, resultado de las interacciones entre un individuo y un entorno no concebido para él.

Referencias

Jorge A. Victoria Maldonado. (2013). EL MODELO SOCIAL DE LA DISCAPACIDAD: UNA CUESTIÓN DE DERECHOS HUMANOS. Revista de Derecho UNED, 824.

Perez. (2012). EL MODELO SOCIAL DE LA DIVERSIDAD FUNCIONAL. En VELARDE LIZAMA, VALENTINA;, Los modelos de la discapacidad: un recorrido histórico (pág. 128). REVISTA EMPRESA Y HUMANISMO / VOL XV / Nº 1 https://dadun.unav.edu/bitstream/10171/29153/1/REYH%2015-1-12Velarde%20Lizama.pdf.

Victoria Maldonado. (2012). El modelo social de la discapacidad: una cuestión de derechos humanos. scielo.org. Obtenido de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0041-86332013000300008

 

Cita de Paola Elizabeth Gutierrez Ypiales en enero 17, 2021, 10:38 pm

En América Latina, más de 100 millones de personas viven con algún tipo de discapacidad. Ellos constituyen el 15% de la población total de la región. Así señalan recientes estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque ha aumentado la visibilización de este grupo de personas, todavía falta mayor inclusión.

Por este motivo, la inclusión es el primer paso para lograr cambios en la sociedad, el entendimiento, la tolerancia y el respeto a la diversidad de las personas en situación de discapacidad, lo que se debe lograr es que los ambientes, empresas y la sociedad entiendan que la inclusión no solamente tiene que ver con personas en situación de discapacidad, tiene que ver con toda la sociedad en su conjunto, porque todos hemos sido excluidos. Esto implica más que simplemente animar a las personas; es necesario garantizar que haya políticas y prácticas adecuadas vigentes en una comunidad u organización.

Adicionalmente, indicaron Monereo, Fernández, & López (2016), que dentro de la sociedad la inserción laboral es un elemento de vital importancia para reducir las brechas de desigualdades ante las oportunidades, para que personas según su condición física, económica y social puedan realizar actividades laborales como medio para obtener ingresos que les permitan vivir mejor.

Por otro lado, para Vásquez (2018) las políticas públicas se constituyen en un mecanismo idóneo y pertinente a través del cual las distintas manifestaciones de la administración de gobierno pueden no solo enfrentar y tratar de solucionar problemas propios de su competencia, sino afrontar aquellos que afectan el ejercicio de las propias funciones; y según San Martín (2016) las políticas públicas son mecanismos que permiten definir lineamientos para cumplir con las necesidades de la sociedad que son respaldadas por leyes y representan los medios de solución a problemas que identifique un gobierno.

Para la Rev Cubana Salud Pública es necesario, entonces, como parte de una sociedad que empieza a reconocerse en cuanto unidad en la diferencia, de manera especial y en el marco del enfoque de los derechos humanos; efectuar un estudio detallado que amplíe los horizontes de la dignidad humana y propicie que la calidad de vida se equilibre en beneficio de las personas con discapacidad. Estamos convencidos que los derechos humanos, además de ser pensados de manera que respondan a la diversidad cultural y la diferencia, deben pensarse también de distinta manera.

Ejemplificando la inclusión encontramos:

La OIT ha venido estableciendo alianzas con otros organismos de las Naciones Unidas en el ámbito de la inclusión de la discapacidad desde hace muchos años. Cabe mencionar dos ejemplos actuales de cooperación multilateral que han reforzado el efecto de la OIT en la promoción de la igualdad de oportunidades de empleo para las personas con discapacidad: el Grupo de Apoyo Interinstitucional para la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Alianza de las Naciones Unidas para Promover los Derechos de las Personas con Discapacidad (UNPRDP).

Al mismo tiempo, este tipo de alianza podría llamar la atención sobre lo importante que resulta promover la igualdad de oportunidades de empleo y contar con una cobertura de protección social adecuada para las personas con discapacidad gracias a la colaboración de los principales interesados.

Por ende, la vida de una persona con discapacidad tiene el mismo sentido que la vida de una persona sin discapacidad. En esta línea, las personas con discapacidad remarcan que ellas tienen mucho que aportar a la sociedad, pero para ello deben ser aceptadas tal y cual son, ya que su contribución se encuentra supeditada y asimismo muy relacionada con la inclusión y la aceptación de la diferencia. Debemos escuchar sus necesidades y ayudarles en la medida de lo posible, tratando con respeto y evitando diferencias o discriminación.  La igualdad consiste en saber que, aunque todos somos diferentes, nos debemos tratar como iguales, es por ello que se deben garantizar que todas tengan las mismas oportunidades de participar en todos los aspectos de la vida al máximo de sus capacidades y deseos.

 

 

REFERENCIAS:

Monereo, J., Fernández, J., & López, B. (2016). Las Políticas Activas de Empleo: Configuración y Estudio de su Regulación Jurídica e Institucional (Primera). España: Aranzadi.

OIT (2014) Informe mundial sobre la protección social: hacia la recuperación económica, el desarrollo inclusivo y la justicia social, 2014/15. Recuperado de, https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_emp/---ifp_skills/documents/genericdocument/wcms_370773.pdf

OMS/Banco mundial (2011) Informe mundial sobre la discapacidad.

Vásquez Santamaría, J. E. (2018). Algunos problemas “públicos” de la contratación estatal en Colombia como componentes del enfoque de ciclo para la formulación de una política pública. Prolegómenos, 21(41), 79–98. https://doi.org/10.18359/prole.3331.

Victoria Maldonado, Jorge A.. (2013). El modelo social de la discapacidad: una cuestión de derechos humanos. Boletín mexicano de derecho comparado46(138), 1093-1109. Recuperado en 17 de enero de 2021, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0041-86332013000300008&lng=es&tlng=es.

Un gusto leerte Paola, así como menciones es necesario tener siempre presente que nuestro objetivo es lograr cambios en la sociedad; que sean permanentes y para ello debemos escoger adecuadamente las herramientas con las que vamos a promover la inclusión de las personas en situación de discapacidad, empezando desde la visión que las personas tienen sobre la temática. La creación de políticas y adecuadas es algo innegable, como el tener siempre presente los derechos de cada uno; para así evitar caer en imposiciones como; como por ejemplo, al hablar de cultura debemos tener mucho cuidado a no intervenir de forma inadecuada, imponiendo creencias y valores, que dentro de nuestro entorno social directo están bien vistas; pero quizás en determinada comunidad no, lo que sería de igual manera, al contrario.

Entiendo que entonces apoyas el bien común acorde a las necesidades de cada persona y/o situación; y lo que propones sobre establecer un estudio detallado, para esto es lo más factible; logrando así construir estrategias adecuadas, que respeten las diferencias entre la diversidad que nos define y somos.

Cita de Domenica Jumbo Pimentel en enero 17, 2021, 11:53 pm

Considero que las causas que originan la discapacidad no son religiosas, ni científicas, sino que son, en gran medida, sociales. Vale recalcar que las personas con discapacidad pueden contribuir a la sociedad en iguales circunstancias que las demás, pero siempre desde la valoración a la inclusión y el respeto a lo diverso. Debemos tener claro que la discapacidad es una construcción social, no una deficiencia que crea la misma sociedad que limita e impide que las personas con discapacidad se incluyan, decidan o diseñen con autonomía su propio plan de vida en igualdad de oportunidades. El primer cambio que deberíamos tener como sociedad es la aceptación e inclusión de las personas con discapacidad en todo el campo laboral, pero sobre todo implementado todas normas de seguridad para su bienestar. Según Fernández (2003) el esfuerzo por lograr una plena integración de las personas con discapacidad debe orientarse hacia la eliminación, o al menos a la continua disminución de las barreras ambientales, físicas e ideológicas que limitan la participación e integración de las personas con discapacidad dentro de la sociedad. De igual forma Muñoz (2010) afirma lo siguiente: La inclusión es el primer paso para lograr cambios en la sociedad, el entendimiento, la tolerancia y el respeto a la diversidad de las personas en condición de discapacidad.

 

Referencias

  • FERNÁNDEZ, Encarnación, Igualdad y derechos humanos, España, Tecnos, 2003.
  • Muñoz, A. P. (2010). Discapacidad: contexto, conceptos y modelo. International Law, Revista Colombiana de Derecho Internacional.

 

Link de ejemplos:

https://www.google.com/amp/s/www.laverdad.es/murcia/desciende-contratacion-personas-20210118160812-nt_amp.html

https://www.libremercado.com/2021-01-05/la-inclusion-de-la-discapacidad-clave-del-exito-para-que-la-sociedad-avance-6683443/

Domenica me parece muy relevante que menciones como las políticas públicas que se implementen son de suma importancia en el proceso de inclusión de las personas en situación de discapacidad puesto que las personas con discapacidad forman parte de todos los sectores de nuestra comunidad: hombres, mujeres y niños; empleadores y empleados; estudiantes y profesores; indígenas y no indígenas; clientes; y ciudadanos y lo único que distingue a una persona con discapacidad es que puede requerir algún tipo de adaptación y/o ajuste que le permita hacer ciertas cosas de la misma manera que las personas sin discapacidad, de esto deberían encargarse los organismos gubernamentales, puesto que, las limitaciones de actividad y las restricciones de participación tienen que ver con las dificultades que experimenta un individuo para realizar tareas y participar en roles sociales. Las actividades y la participación pueden ser más fáciles o más difíciles como resultado de factores ambientales, como la tecnología, el apoyo y las relaciones, los servicios, las políticas o las creencias de los demás.

Cita de Katherine Valencia en enero 17, 2021, 11:16 pm

En primer lugar, es importante mencionar cómo podemos ver a una persona en una situación diferente a la nuestra y olvidar que es un ser humano. A veces, las personas pueden olvidar que una persona con una discapacidad es, ante todo, un ser humano con deseos, talentos, habilidades, dolor y pérdida, como todos los demás. En la base de cada persona están las similitudes que todos compartimos por ser humanos, y eso incluye a las personas con discapacidad.

Además, dentro de la población debe existir la cultura de respeto en inclusión hacia las personas en situación de discapacidad, la inclusión de personas con discapacidad en las actividades cotidianas implica prácticas y políticas diseñadas para identificar y eliminar barreras como las físicas, de comunicación y de actitud, que obstaculizan la capacidad de las personas para tener una participación plena en la sociedad, al igual que las personas sin discapacidad. La inclusión implica:

  • Recibir un trato justo de los demás (no discriminación)
  • Hacer que los productos, las comunicaciones y el entorno físico sean más utilizables por tantas personas como sea posible (diseño universal)
  • Modificar elementos, procedimientos o sistemas para permitir que una persona con una discapacidad los use en la mayor medida posible (adaptaciones razonables)
  • Eliminar la creencia de que las personas con discapacidad no son saludables o tienen menos capacidad para hacer cosas (estigma, estereotipos).

Dentro del marco legal, en nuestro país se considera la participación como un derecho de todos y todas sin ningún tipo de distinción, con apartados específicos para las personas en situación de discapacidad como se demuestra en la Constitución de la República del Ecuador dentro de la sección sexta del Capítulo tercero, Derechos de las personas y grupos de atención prioritaria, de la misma forma en la Ley Orgánica de Participación Ciudadana, en su art. 4. Además, Ecuador cuenta con la Ley Orgánica de Discapacidad, con el fin de que se garantice la participación e inclusión en varios ámbitos de desarrollo y se procure generar las medidas necesarias para garantizar este derecho.

En consecuencia, desde el 2017 se empieza una marcada priorización de la participación de las personas en situación de discapacidad, tal es el caso en salud sexual y reproductiva, ya que se genera el manual de Atención Integral en Salud Sexual y Reproductiva para Personas con Discapacidad, a fin de que el personal de salud pueda reconocer necesidades, respetar derechos y cumplir con las expectativas específicas de la población en cuestión, en temas de salud sexual, reproducción, y violencia de genero. Así mismo, bajo el ideal de participación e inclusión, en el 2019 se genera la Guía sobre Derechos Sexuales, Reproductivos y Vida Libre de Violencia para Personas con Discapacidad, la cual, a diferencia de la anterior mencionada, se centra en informar y orientar a esta población y sus familiares sobre el acceso a sus derechos sexuales, reproductivos y una vida libre de violencia.

No obstante, a pesar del trabajo que se ha realizado por la participación de las personas en situación de discapacidad, no se puede hablar de una completa inclusión. Ya que el mismo hecho de generar guías, manuales, leyes y normativas, sin la presencia de esta población en su formulación, como resultado obtenemos una forma de exclusión.

 

Link de ejemplos:

https://www.elcomercio.com/actualidad/discapacidad-sexualidad-guia-derechos-ecuador.html

https://ecuador.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/guia%20salud%20sexual%20discapacidad.pdf

Me gusta mucho la publicación que realizaste y me gustaría acotar que las personas con discapacidad manifiestan emociones e impulsos sexuales de igual manera que las personas que no poseen una discapacidad. La necesidad de afecto y de intimidad es inherente a la naturaleza humana y tener cubierta esta necesidad contribuye a mantener el equilibrio psicológico y emocional.

Cita de Katherine Valencia en enero 17, 2021, 11:16 pm

En primer lugar, es importante mencionar cómo podemos ver a una persona en una situación diferente a la nuestra y olvidar que es un ser humano. A veces, las personas pueden olvidar que una persona con una discapacidad es, ante todo, un ser humano con deseos, talentos, habilidades, dolor y pérdida, como todos los demás. En la base de cada persona están las similitudes que todos compartimos por ser humanos, y eso incluye a las personas con discapacidad.

Además, dentro de la población debe existir la cultura de respeto en inclusión hacia las personas en situación de discapacidad, la inclusión de personas con discapacidad en las actividades cotidianas implica prácticas y políticas diseñadas para identificar y eliminar barreras como las físicas, de comunicación y de actitud, que obstaculizan la capacidad de las personas para tener una participación plena en la sociedad, al igual que las personas sin discapacidad. La inclusión implica:

  • Recibir un trato justo de los demás (no discriminación)
  • Hacer que los productos, las comunicaciones y el entorno físico sean más utilizables por tantas personas como sea posible (diseño universal)
  • Modificar elementos, procedimientos o sistemas para permitir que una persona con una discapacidad los use en la mayor medida posible (adaptaciones razonables)
  • Eliminar la creencia de que las personas con discapacidad no son saludables o tienen menos capacidad para hacer cosas (estigma, estereotipos).

Dentro del marco legal, en nuestro país se considera la participación como un derecho de todos y todas sin ningún tipo de distinción, con apartados específicos para las personas en situación de discapacidad como se demuestra en la Constitución de la República del Ecuador dentro de la sección sexta del Capítulo tercero, Derechos de las personas y grupos de atención prioritaria, de la misma forma en la Ley Orgánica de Participación Ciudadana, en su art. 4. Además, Ecuador cuenta con la Ley Orgánica de Discapacidad, con el fin de que se garantice la participación e inclusión en varios ámbitos de desarrollo y se procure generar las medidas necesarias para garantizar este derecho.

En consecuencia, desde el 2017 se empieza una marcada priorización de la participación de las personas en situación de discapacidad, tal es el caso en salud sexual y reproductiva, ya que se genera el manual de Atención Integral en Salud Sexual y Reproductiva para Personas con Discapacidad, a fin de que el personal de salud pueda reconocer necesidades, respetar derechos y cumplir con las expectativas específicas de la población en cuestión, en temas de salud sexual, reproducción, y violencia de genero. Así mismo, bajo el ideal de participación e inclusión, en el 2019 se genera la Guía sobre Derechos Sexuales, Reproductivos y Vida Libre de Violencia para Personas con Discapacidad, la cual, a diferencia de la anterior mencionada, se centra en informar y orientar a esta población y sus familiares sobre el acceso a sus derechos sexuales, reproductivos y una vida libre de violencia.

No obstante, a pesar del trabajo que se ha realizado por la participación de las personas en situación de discapacidad, no se puede hablar de una completa inclusión. Ya que el mismo hecho de generar guías, manuales, leyes y normativas, sin la presencia de esta población en su formulación, como resultado obtenemos una forma de exclusión.

 

Link de ejemplos:

https://www.elcomercio.com/actualidad/discapacidad-sexualidad-guia-derechos-ecuador.html

https://ecuador.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/guia%20salud%20sexual%20discapacidad.pdf

Concuerdo con tu comentario ya que las personas con discapacidad son seres humanos que no deben estar excluidos de derechos ni de la sociedad, y que dentro de nuestra cultura debe existir respeto e inclusión hacia las personas en situación de discapacidad.

Una sociedad inclusiva dispondrá mecanismos para asegurar la garantía de los derechos humanos, la dignidad de todas las personas con discapacidad, como prácticas y políticas diseñadas para identificar y eliminar barreras como las físicas, de comunicación y de actitud, que obstaculizan la capacidad de las personas para tener una participación plena en la sociedad.

 

Comparte este enlace:
Contador de visitas y estadísticas
Frontier Theme