FamiliAvance

INCLUSIÓN COMUNITARIA EN DISCAPACIDADES

¿Qué cuidados requiere una persona en situación de discapacidad intelectual?

Facultad de Ciencias Psicológicas – UCE
Carrera de Psicología Clínica
Cátedra de Discapacidades
Docente Harold Munster
7mo semestre
Redacción, diseño y narración por: Natali Vanesa Satian Alcoser

Escuchar:

Quito, 10 de septiembre de 2020

Al ser la atención de personas en situación de discapacidad un tema muy amplio, este texto está orientado hacia el cuidado de esta población, por este motivo es necesario mencionar la conceptualización de la discapacidad intelectual, su clasificación y el grado de dependencia que presenta cada uno de ellos, de igual manera se menciona quien realiza estos cuidados, su importancia y responsabilidad. 

La discapacidad intelectual es toda aquella alteración del funcionamiento intelectual que “se caracteriza por limitaciones significativas tanto en la conducta adaptativa tal y como se ha manifestado en habilidades adaptativas conceptuales, sociales y prácticas. Esta se origina antes de los 18 años” (Asociación Americana sobre Discapacidad Intelectual y Discapacidades del Desarrollo, 2011, párrafo 3).

En cuanto a su clasificación, existen cuatro niveles de discapacidad intelectual, los cuales dependen de la puntuación del Coeficiente Intelectual (CI) acorde a la edad cronológica de la persona en situación de discapacidad; estos niveles son: 

  • Leve: con un CI entre 50 y 70, se caracteriza por alteraciones mínimas, ya que las personas que se encuentran en este nivel “son capaces de comunicarse, aprender habilidades básicas y tener autonomía, aunque requieren ayuda en temas legales y económicos” (Ke y Liu, 2007, p. 6). Por ende, están en la posibilidad de cuidar de sí mismos y realizar tareas complejas con ayuda del cuidador.
  • Moderado: con un CI entre 35 y 50, para desarrollar más habilidades es necesario un aprendizaje prolongado, debido a que “su capacidad para aprender y pensar lógicamente es disminuida, pero son capaces de comunicarse y cuidarse con algún apoyo” (Ke y Liu, 2007, p. 6). Por eso, es necesaria la supervisión del cuidador en algunas actividades como el movilizarse a lugares desconocidos y los beneficios de salud.
  • Grave: con un CI entre 20 y 35, sus actividades diarias siempre tienen que ser de supervisión continua, “con práctica y tiempo considerable, pueden adquirir habilidades básicas para cuidar de sí mismos, pero todavía necesitan apoyo en la escuela, en casa y en la comunidad” (Ke y Liu, 2007, p. 5). Es decir que podrán realizar actividades de rutinas específicas, sin embargo, no podrán movilizarse solos. “En relación al ámbito legal, se les considera incapaces de tomar sus propias decisiones” (Castillero, 2020).
  • Profundo: con un CI por debajo de 20, su necesidad de cuidado es constante ya que su nivel de autonomía es muy bajo, por eso, “estos individuos no pueden cuidar de sí mismos ni pueden comunicarse de manera verbal o simbólica” (Ke y Liu, 2007, p. 5). Sin embargo, pueden llegar a comprender instrucciones y gestos, siempre y cuando sean sencillos y directos.

Es necesario mencionar que el perfil del cuidador principal, es usualmente una mujer, sin embargo, también puede ser realizado por familiares como, padres o abuelos, en ocasiones, el cuidador puede ser un voluntario o personal especializado (Confederación Española de Organizaciones a favor de las Personas con Discapacidad Intelectual, 2007, p. 4).

De igual manera, es conveniente mencionar la importancia del cuidador, ya que: “su labor debe ser reconocida como un trabajo indispensable sin el cual la inclusión de las personas con discapacidad se vería seriamente afectada” (Universidad Nacional de Colombia, 2008, p. 19). En otras palabras, esta persona será la encargada de brindar la ayuda necesaria dependiendo el nivel de autonomía del sujeto en situación de discapacidad, respondiendo las necesidades y estimulando a la vez sus habilidades de independencia.

También, se debe mencionar la responsabilidad del cuidador, puesto que “esta persona debe estar consciente de la importancia de promover el bienestar y prevenir la restricción de la participación de éste en la vida social, pues se puede pasar fácilmente a duplicar la discapacidad” (Universidad Nacional de Colombia, 2008, p. 7). Asimismo, la persona encargada del cuidado debe evitar la sobreprotección, puesto que, al tomar esta situación como un gesto de amor o de cariño, puede generar consecuencias adversas que impidan al sujeto desarrollar habilidades y potenciar su autonomía.

Finalmente, se puede evidenciar que, a medida que la puntuación del CI disminuye, el nivel de dependencia aumenta, es así que, dependiendo del nivel, la ayuda requerida irá desde tareas complejas como manejar temas legales, hasta tareas más simples como el cuidado de sí mismos. Esta labor la realiza un cuidador, encargado de brindarles apoyo y ayuda, es por esto que su trabajo debe ser tomado con gran importancia, ya que no solamente ayuda a un individuo, sino que aporta un servicio a la comunidad, de igual manera su responsabilidad es ardua, por lo que es recomendable buscar formación especializada para realizar estos cuidados pertinentes y así brindar una mejor atención a esta población.

 

Referencias bibliográficas

Asociación Americana sobre Discapacidad Intelectual y Discapacidades del Desarrollo. (2011). Discapacidad Intelectual. Definición, Clasificación y Sistemas de Apoyo Social. https://blogs.ucv.es/postgradopsocologia/2017/12/15/discapacidad-intelectual-definicion-clasificacion-y-sistemas-de-apoyo-social/

Castillero, O. (2020). Psicología y Mente. Tipos de discapacidad intelectual: https://psicologiaymente.com/clinica/tipos-discapacidad-intelectual

Universidad Nacional de Colombia. (2008). Cuidadores de personas en situación de discapacidad.  http://www.bdigital.unal.edu.co/2057/1/GUIA_PARA_CUIDADORES_DISCPACIDAD.pdf

Confederación Española de Organizaciones a favor de las personas con discapacidad intelectual. (2007). Guía para familias en la atención de personas con discapacidad intelectual con gran dependencia. https://plenainclusionmadrid.org/wp-content/uploads/2017/12/Guxacuidadores.pdf

Ke, X. y Liu, J. (2007). Discapacidad intelectual: https://iacapap.org/content/uploads/C.1-Discapacidad-Intelectual-SPANISH-2018.pdf

Comparte este enlace:
avatar
4
0
0
 
4
Nathaly QuintanaGeovanna Ríos OjedaSantiago MosqueraKatherine Romo Sánchez
   
Nuevos Viejos Mas votados
Notificarme
Katherine Romo Sánchez
Subscriptor
Katherine Romo Sánchez

El rol del cuidador de una persona en situación de discapacidad cumple un papel relevante dentro de la sociedad, pues no sólo es una persona que se encarga de proporcionar cuidado o ayuda, sino también es esa guía que permite mejorar la calidad de vida de las personas en situación de discapacidad que se encuentran a su tutela, la misma que además brindará el apoyo necesario para aportar a su desenvolvimiento dentro de su contexto como tal.

Santiago Mosquera
Subscriptor
Santiago Mosquera

Los cuidados que se deben prestar por parte de los cuidadores a las personas en situación de discapacidad intelectual deben ser los indicados dependendieno la clasificación de la discapacidad, pues sobre todo se buscará generar la mayor autonomía, participación y brindar oportunidades óptimas para su desarrollo. De igual manera, se debe valorar la participación de los cuidadores pues son partícipes importantes de su desarrollo.

Geovanna Ríos Ojeda
Subscriptor
Geovanna Ríos Ojeda

Los cuidados que requiere una persona en situación de discapacidad intelectual son diversos y se deben adaptar a las necesidades de cada persona, es importante que los cuidadores tengan la información pertinente acerca de las implicaciones de la discapacidad de la persona que están cuidando, con el fin de que se pueda potenciar las habilidades de la persona y no poner limitantes de que se “cree” que puede o no hacer. Este escrito nos ayuda a reflexionar sobre reconocer las necesidades de las personas en esta situación de discapacidad y hacer algo al respecto, que sea un aporte significaivo.

Nathaly Quintana
Subscriptor
Nathaly Quintana

Es necesario mencionar que el objetivo del cuidador ante la persona en situación de discapacidad es brindar la ayuda necesaria dependiendo el nivel de autonomía del sujeto en situación de discapacidad, tanto en las necesidades como en la estimulación de las habilidades de independencia. Por consiguiente, el cuidador es quien va a la par con la persona en situación de discapacidad, mas no delante de la persona, al pensar que hace y se encarga de todo dejando esa creencia de dependencia por la persona en situación de discapacidad como “no puede”, “necesita de otra persona”, “debes darle haciendo todo”, “pobrecito… Leer mas...

Contador de visitas y estadísticas
Frontier Theme